MOTRICÓN un manjar en extinción

En Ars inVita apostamos por  todo tipo de artes ¡y claro está también el gastronómico! Hoy vamos a salvar del olvido a este plato manchego, del que ya casi ni el nombre se recuerda.

GENTILEZA DE UNA DE NUESTRAS COLABORADORAS

Como podéis ver en el vídeo de nuestra DOMUS SECRETA en nuestras propuestas contamos con personas de todas las edades. En la última actividad, JUEGOS DE CARTAS, el participante más joven, Miguel, tenía tan solo 3 años, y 87 Juana, la más veterana. Juana, se ocupó en aquella velada de mantener vivo el fuego del hogar ¡literalmente!. Y es también ella, la que hoy nos rescata esta receta del olvido. ¡Que viva por siempre en la red y sea degustada por muchos!

RICO PLATO DE POBRES apto para veganos, celiacos, y personas con todo tipo de intolerancias, es además, una solución socorrida para los días fríos en lo que tenemos poca comida y nos da pereza salir de casa.

Veréis que las cantidades no son muy precisas, y que puede variar el origen de algunos ingredientes como el aceite y la harina. Es una receta para experimentar, y muy apropiada para iniciarse en la cocina.

WP_20180114_029[1]

INGREDIENTES  para 2 personas:

2 patatas medianas y  2 dientes de ajo

Un vaso pequeño de harina (de trigo o de maíz)

Pimentón, pimienta, canela y clavo

Agua, aceite y sal

LA PREPARACIÓN

La que aquí os vamos a ofrecer, es la receta del motricón que se hacía en Tébar, un pueblo de la manchuela conquense, de donde es oriunda nuestra cocinera Juana.

Empezamos cortando las patatas en finas y pequeñas láminas. Luego las freímos en aceite junto con dos dientes de ajo enteros, o cortados en láminas. Se salan un poco y una vez estén doradas las patatas y los ajos, los retiramos.

 


Tostamos la harina en el aceite sobrante, y añadimos poco a poco el agua, sin parar de remover, de manera que vaya quedando una consistencia como de bechamel. Incorporamos las patatas y los ajos y seguimos añadiendo poco a poco agua en la que podemos disolver las especias. El objetivo es conseguir un todo trabado, que se pueda comer tanto con cuchara como con tenedor.

¡Este ha sido hoy el resultado, acompañado  de una también sencilla ensalada de verdura ecológica del tiempo!

¡GRACIAS JUANA!

WP_20180114_030[1]

ANIMAOS A PROBARLO Y ¡A DISFRUTARLO!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s